TRISTAN TZARA – PAUL KLEE

Ensayo de Ttristan Tzara dedicado a Paul Klee. Paul Klee miembro del Jinete Azul y de Bauhaus amigo e ilustrador de Tzara y con mutua admiración.

 

PAUL KLEE

EL APRENDIZ DEL SOL

En el campo de batalla de la vista, unos objetos acampan bajo el ojo benévolo de la uva. Alrededor de los montículos, el viento ha amontonado unos instrumentos heterogéneos reservados para el uso lunático de cualquier dueño del destierro. Es extraño como todo proviene de la tierra, con la inquebrantable naturalidad de nuestros recuerdos familiares. La infancia también tiene allí su precio, pero es una infancia guiada completamente por un camino musical, sobre las cuerdas negruzcas de una radiografía universal. Diríase el fondo del mar : nada lo distingue de lo que ha conservado la memoria en la estratografía de su sal donde el neón irradia mágicas reverencias. Los bordes de los vestidos de las jovencitas arden, sobre las montañas cenicientas, los minaretes andan con pies encadenados, las cuerdas de hierro blanco cortan los hermosos frutos de los condenados, las cabeza de aire, este aire saltarín, aire de ciervo adobado, aire cristalizado, aire compacto y pesado que nos lleva a un horizonte de cíclope y los barcos al lado que conocemos bien por haber alcanzado su ojo de Fenicia, aquél que siempre reconoce el buen puerto a través de los turbantes de las tempestades y las virginales crueldades de los crustáceos, aire que se bebe vaporoso y gaseoso, aire en la grupa del leoncillo, con las sandalias ligeras de las salamandras, aire del aplauso nocturno y matemático, aire viejo como la piel de las montañas, aire repleto de gaitas salvajes de las que se engulle el exceso de sonrisas y cuyo ruido de estameña en la raíz del lago adopta la forma de los dientes de regreso, aire de los candelabros, el de los enfermeros, aire grave y barrigudo del disparate, aire del desierto donde tuvo lugar el último servicio, habiendo apagado el jefe la cocina mientras el fuego de las cacerolas guiña un ojo supuesto, la burla descubierta, el aire que se da para que llegue alguna cosa, aire con sombrero de paja, aire con gruesos bigotes de escorias, aire triple seco, machacado, con bailes, con impermeable, aire calvo, aire manicurado, enfangado, calzado, labrado y mimado, aire eterno igual que cristal de masturbación, con el morro de hielo, con los colores extraviados, con las vocales en zigzag, y los peces rojos de vino blanco, peces de velas desplegadas, aire de luto y pantano, anecdótico y goloso, aire delicado, aire de vía de garaje, limpio como un revólver, vacío, rosa y militar, todo esto y muchos otros, maravillosamente, abiertamente, generosamente ofrecidos a la gloria del hombre tal como se desea en su profunda y viva inocencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s