AUTOCONSEJOS

22 CONSEJOS A ANGEL CARMELO

1/ No me rompas más la cabeza con tus estupideces, que no dejas a mis tímpanos escuchar las notas de las estrellas. ¡Fuertes deseos! Fíjate bien en lo que haces y no me hagas auscultar los corazones del futuro. ¡Puertas abiertas!2/ Ten cuidado dónde te metes, que los hombres que salen a la luz son prostituídos : son hombres públicos. ¡Manolo Bobo!3/ No te abraces más los hígados con eso, que no merece la pena abrevar con las penas infinitas. ¡Oso cheposo! 4/ Quítate esas ideas de encima, y deja de hacerme versitos de literatura de vieja. ¡Sapo guapo! 5/ Y no me vayas más por esas corralas libertarias a hurgar en tus heridas de decrépito inocente. ¡Tonto del culo! 6/ Y no sé por qué te digo nada, porque me haces menos caso que Benzema a la portería. ¡Insulso zaragozista! 7/ Vete a dormir, que ya vale de que los pinos sonrían a las nubes, y de que la alfombra de los barcos se suceda interminable. ¡Inclusero de mierda! 8/ Olvídate de la poesía, y deja volar tranquilos a esos pajaritos que te rondan por los cuatro costados de tu vida, tan paralela a la de los invitados de piedra, como a la de los locos de agudos que tú tan bien conoces. ¡Esperpento necio! 9/ Y míratelo bien, porque tienes una deifobia, que las jaculatorias jesuíticas que te enseñaron aún no las has olvidado. Y piensa que la memoria es un lastre que no nos deja olvidar el pasado, vivir el presente ni avanzar hacia el futuro, ni nada de nada. Memoria y libertad son enemigos irreconciliables; que hay que dártelo todo masticadito como a los críos. ¡Niño de teta!
10/ Y guárdate las penas en el almario, que todos nosotros somos imbéciles, y no lo pregonamos como tú. ¡Estúpido engreído! 11/ Rómpete en cien mil células, y métete en un frasco de formol, para que tus restos naden eternamente, sin que se confundan con los enterrados por la necrofilia, la intolerancia y el crepúsculo, manos del sepulturero mayor, cuya voz aguardentosa apesta los olfatos. ¡Viejo iniciado! 12/ Y deja de darme donde más duele, que las lágrimas de la aurora, los brotes vegetales de las yemas de los besos, y los manantiales del amor carnal, no son placer comparable al dolor que me produces. ¡Miserable sádico! 13/ Ojalá dejaras de pisarte la víbora de la recalcitrancia y observaras cómo los autobuses incendian todas las paredes. ¡Reptil repugnante! 14/ Ni aprendes ni aprenderás a soltar los labios por las laderas de la mujer perfecta. ¡Ocaso de la vida! 15/ Y si no tienes cojones para tirarte por la ventana, no pregones por ahí lo de los ojos azules de la vendedora de periódicos. ¡Sectario infame! 16/ No me arrugues más el traje con tus componendas de espíritu enmarañado, que no conoce el punto ni la i, y sin embargo encubre los estercoleros con aplausos de luz. ¡Ciego borracho! 17/ Deja ya aparcado el burro de las ideas maravillosas y los botijos eternos, que no está el barro hecho para modelar monumentos ni castillos en el aire. ¡Insecto áptero! 18/ No te me rías, que cuando acabe contigo, mis piernas huirán aladas, perseguidas por los jueces intocables de la historia; porque si me pillan, me harán pétalos de rosa, la que florece en el invierno. ¡Gélido témpano!
19/ Y siente, sólo siente; vive, sólo vive, que es única verdad el azul que pisamos y el orgullo de los necios. ¡Vigilante jurado! 20/ Guárdate de volver a molestarme a las 8 de la mañana para decirme que has dormido mal, mientras te regodeas en refrotarme mil bandejas de calcetines sudados. ¡Güarro asqueroso! 21/ Más valdría que te olvidaras del perfume de las flores y dejaras a tus ojos, miopes convencidos, en paz. ¡Llorón perpetuo! Y 22/ Que eres una sanguijuela, o mejor, una mosca cojonera, y no paras de dar vueltas siempre a lo mismo, bobina, deja el agua empantanada, que huela y nazcan renacuajos; que no sabes respetar a los murciélagos, que sueñan en la cueva de las vanidades.

 

CODAS

¡Y ahora te llamas Angel! ¡A otro le tomarás el pelo, Carmelo! Ya no puedo más contigo : que te cosan las esclusas (1), que te pongas un pañuelo (2), que te tomes la pastilla (3), que no tienes ni idea de lo que significa vivir (4), que eres un insensible (5), que ni eres bueno, ni serás malo, sólo burro (6), que se te ven las manos de basurero (7), que voceas más que los poetas (8), que tienes eyaculación precoz en la boca, y no conoces el orgasmo (9) y no corres a salvarte del incendio (10), y no puedes silenciarlo (11), ser divino (12); que te escondes por los pasillos de tu casa (13); que no soportas que te digan las verdades (14) los únicos locos que siembran los misterios (15), y son olas (16); ya no te hablaré más de los sencillos globos de colores (17); que te sale un agujero de tanto mirarte al ombligo (18); que no saboreas la vida (19); que no crees ni en el amor (20); que nada es (21) y sólo son felices los mediocres (22).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s