CAUCE NATURAL -ELUARD, PAUL

 

 

 

De Paul Eluard pertenecientes a su libro CAUCE NATURAL  tres poemazos

                            NOVIEMBRE 1936

Mirad trabajar a los constructores de ruinas

Son ricos pacientes ordenados negros y animales

Y hacen todo lo mejor para ser los únicos sobre la tierra

Están al límite del hombre y lo llenan de porquerías

Pliegan a ras de suelo palacios descerebrados.

*

A todo nos acostumbramos

Excepto a estos pájaros de plomo

Excepto a su odio hacia lo que brilla

Excepto a su ceder el sitio.

*

Hablad del cielo el cielo se vacía

El otoño nos importa poco

Nuestros dueños dieron patadas

Hemos olvidado el otoño

Y nos olvidaron nuestros dueños.

*

Ciudad en resaca océano de única gota de agua salvada

De un único diamante cultivado en el buen tiempo

Madrid ciudad común de los que sufrieron

Esta herencia espantosa que niega servir de ejemplo

Aquellos que sufrieron

La miseria inherente al resplandor de esta herencia

*

Tal la boca se eleva hacia su verdad

Sopla rara sonrisa como una cadena rota

Tal el hombre liberado de su pasado absurdo

Alza ante su hermano un rostro similar

Y otorga a la razón alas vagabundas.

                CORAZON A PIQUE

El torrente su truenillo

El bosque de islas más bellas

Que las alas de los paraísos

Las lámparas apagadas de las charcas

Los musgos la nieve nueva

Los juncos cimbreantes ante las dulces miradas

Los perfumes de los campos a vaharadas

El pan pecho adelante

Los saqueados nidos de los armarios

Los ampos harapos de la cama

Las empalizadas de un piano

Hace mucho tiempo ausente

Mi pluma este débil sostén

El lenguaje de las flores del muro

El retrato de Nusch sobre la mesa

Imponiendo ritmo colores salud

En las sordas campanas de los párpados

Animales bajo el látigo volante

Del circo que hincha sus carpas

Ciudades muy pobladas agua llena

Aire teñido de sombras de astros de hombres

Fogatas de marineros y pastores

Calles y casas tumbadas al fuego

Lámparas de pan niños de hojas

Pan de niños perfume de mujeres

Molinos de espejos y ojos

Isla de senos surcos de palabras

Nieve mimosa del vigor

Charcas ajadas por el cansancio

Torrentes de animales cargados de sangre

Trabajo secreto miel negro de las quimeras

Tesoros atados por desastres

Sangre común sobre toda la tierra.

               APASIONADAMENTE

Ciertamente quise cambiar todo

Sobre el césped del cielo en la calle

Entre las ropas de las casas

Por todas partes

Ella jugaba como cuando nos ahogamos

Luego permanecía quieta

Para que encierre en ella

Las pesadas puertas del imposible.

II

La risa después de jugar a plena vela

La mesa fue una mariposa que se escapó.

III

Ella desgarra su vestido

Abraza

Una prenda nueva y desnuda.

IV

En las grutas del otoño

Ella fue cada vez más

La flor nevada del rayo

Y el carbón.

V

En la ciudad la casa

Y en la casa la tierra

Y sobre la tierra una mujer

Niño espejo ojo agua y fuego.

VI

Su juventud le otorgaba

El poder de vivir sola

Yo no supe limitar

Mi corazón a su único pecho.

VII

Nada como esta dulce carita

Nada como esta dulce avecilla

Sobre la lejana escollera donde los niños desfallecen

A la salida del invierno

Cuando las nubes comienzan a arder

Como siempre

Cuando el aire fresco se adorna

Nada como esta juventud que huye delante de la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s