HEMODUCTO

 

Este viaducto llamado de Segovia o de la calle Bailén de Madrid fue el lugar preferido por los suicidas desde su inauguración, en los años 90 llegaron a suicidarse al mes entre 4 y 6 personas.

De la obra MUSARAÑAS de 2.005, aunque el poema es muy anterior, esta elegía para los suicidas que no apología del suicidio.

                                 H E M O D U C T O

Es crudo esto de tener que vivir entre las fauces gigantes

De la fiera salvaje que mata por placer atreviéndose con cachorros

Que apenas amamantados y surgidos de la urbe

Se resuelven en terribles sonidos solo semejantes a gemidos

Se transportan sempiternos como medusas de agua dulce

Y se duelen duelen duelen doliéndose por un verso

Yo no sé que daría por un verso que apacigüe

Que se mezcle aceite sucio alcantarilla hacia abajo

Manido manifestado solicitado a pesadumbre general

Subdivididos rostros en antiguos latifundios

Dormidos mancillados por aprovechados de la noche

Terrible que nos ha tocado vivir sin apenas comerlo

Ni beberlo como heces de un triángulo imposible

Cuando médicos brujos curan dedos del insomnio

Los arrastran soterrados bajo alambicados alambres

Que resisten de los vientos el ímpetu furioso

Ya nadie nadie nadie lamerá sus heridas

Ni sus roídos huesos serán de la lechuza combustible fijo

Como boas constrictor entumecidos músculos

Lugareños del alpiste apagado en alpargatas

Estrechos que aprietan como demonios salidos

De un impasible infierno amanecido por instantes

Pavos reales arcos iris rascacielos y semanas

Iguales siempre iguales gigantes y tremendos

No sabrán no sabremos siquiera guarecernos

Del tormentón salitre de sus venas venideras

Cayeron por el terraplén de precipicio a precipicio

Agujero negro abierto de ojos insepultos

Cadáveres que sobrevuelan autopistas siderales

Metalúrgicos acechados por el vientre

Láminas animales lechuga para gusanos

Salidos de madrigueras cazados en plena veda

Muertos en vida y seguros de sí mismos

Catervas de orificios protervos y estúpidos muladares

Comederos para pájaros para aves de rayos catódicos

Y en las náuseas sugeridas por los aparentes museos

Se desorbitan las cuencas se descalzan los esqueletos

Pero nunca se cansan de gritar nunca nunca

Como El Cuervo compuestos químicos alados

Que no faltan ay en las mesas de dos patas

Ya no puede mi cerebro soportar tanta locura

Ni las ratas liberarse del suplicio cotidiano

Me miento me miento dos veces arriba cien veces abajo

Sacudiendo el muérdago de los pies oscuros

Un árbol blandirá sus agallas de murciélago

Pero solo cuando se apague la muchedumbre

Definitivamente quedaremos a solas con el tiempo

De los astros del desastre en el es fósforo pútrido

Se han secado las saetas del reloj del abuelo

Recorriendo miserables las tablas del teatro.

 

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s