OTOÑO REGULAR – VICENTE HUIDOBRO

 

En  1925, stop,en Paris, stop,Vicente Huidobro, stop, publicó en francés stop, OTOÑO REGULAR, stop, Sus primeros cuatro poemas stop, hablan de las estaciones del año, stopson los siguiente stop.

ES EL OTOÑO DE LOS CAMPANARIOS

No sé ya si rubia o morena

Dejemos sitio a los marineros

Ven a mirar en mis islotes

La naturaleza muerta del claro de luna

Con su plato al borde del agua

Y la rosa deshojándose sobre el ave canora

A medianoche y cuarenta

Olvídame

Pequeño astro oculto

Es la hora en que aromo mi bosque

Olvídame

Piloto sin ley ni navío

En el fondo de mis ojos

Siempre cantará el poeta ahogado

INVIERNO PARA BEBER

Llegó el invierno por la llamada de alguien

Y las miradas emigran hacia calores conocidos

Esta noche el viento arrastra sus abrigos de viento

Mis amadas aves tejed un tejado de cantos sobre las avenidas

Oíd crepitar al arco iris mojado

Se plegó bajo el peso de los pájaros

La amargura teme a la intemperie

Pero nos queda un poco de ceniza del sol poniente

Golondrinas de mi pecho qué daño os hacéis

Al sacudir siempre este silencio vegetal

Seducciones de antesala en grado de alcohol

Alejemos a continuación el vehículo de las nubes

Bebo lentamente tus miradas con las calorías precisas

El salón se hincha con el vapor de las bocas

De la lámpara cuelgan miradas heladas

Y hay moscas

Sobre los suspiros petrificados

Los ojos llenos de un líquido viajero

Y cada ojo con un perfume especial

El silencio es una planta de interior

Si el corazón mantiene su calefacción igual

Afuera se acerca el vehículo de las nieves

Llevando su reloj de ultratumba

Y yo me duermo al ritmo del piano lunar

Cuando se retuercen las nubes y cae la lluvia

Cae

Nieve al estilo del universo

Cae

Nieve que oye el alta mar

Cae

Nieve perfecta de violines

Cae

La nieve sobre las mariposas

Cae

Nieve en jirones de olores

La nieve en tubo inconsistente

Cae

Nieve a paso de flor

Nieva nieve por todas las esquinas del tiempo

Semilla de sonidos de campanas

Sobre los naufragios más lejanos

Recalentad vuestros suspiros en los bolsillos

Porque el cielo peina sus viejas nubes

Siguiendo los gestos de nuestras manos

Lágrimas astrológicas encima de nuestras miserias

Y sobre la cabeza del patriarca guardián del frío

El cielo palidece nuestra atmósfera

Entre palabras a medio congelar

Ahora que el patriarca se ha dormido

La nieve se desliza se desliza

se desliza

De su cuidada barba

RELATIVIDAD DE LA PRIMAVERA

No se puede hacer nada contra los atardeceres de Mayo

Algunas veces la noche se deshace en las manos

Y yo sé que tus ojos son lo más profundo de la noche

A las ocho de la mañana han nacido todas las hojas

En vez de tantas estrellas tendremos frutos

Cuando nos vamos el paisaje se cierra

Y nadie cuidó los corderos de la playa

La primavera es relativa como el arco iris

También podría ser una sombrilla

Una sombrilla sobre un suspiro al mediodía

El sol se apagó con la lluvia

Sombrilla de montaña o quizás de islas

Primavera relativo arco de triunfo sobre mis cejas

Todo está en calma a derecha y en nuestro camino

La paloma tibia como una almohada

Primavera marítima

Océano verdísimo del mes de Mayo

Océano siempre nuestro jardín íntimo

Y las olas crecen cual helechos

Quiero esa ola del horizonte

Único laurel para mi frente

En el fondo de mi espejo se deshace el universo

No se puede hacer nada contra el atardecer naciente

VERANO CON SORDINA

De repente el verano en la acera de enfrente

Al lado de la sombra pasa el viento

Estamos sentados alrededor de una voz

En tu dedo se posa un pájaro de calor

Mientras los melocotones se hinchan sordamente

El pájaro picotea las nubes

Donde lluvias silenciosas van de viaje

Vendimia de meses y uvas del día

Aunque la prensa esté lejos llegaremos siempre

Y el rebaño de nubes que huye

Sigue lentamente los caminos del aire

El cielo

el cielo

mi redil.

Grito a la pastora

Guarda tu rebaño de camas de hospital

Es muy tarde en tu país natal

Mis días desaparecen

Cierro con llave el horizonte

El horizonte en el horizonte se cansa

Y mi cabeza blanquea por los corderos que pasan

La hora húmeda se dilata y luego regresa

Todo lo existente emana del hueco de tus manos

Vendimia de los años

Las nubes van a la prensa

Hay que lavar el cielo que se ha puesto oscuro

demasiado oscuro negro demasiado negro

Huye la noche de mi armario

La noche

La luna ha atravesado sin hacer ruido

LLAVE DE LAS ESTACIONES

Poseo la llave de las estaciones

De mi pecho nacen flores amarillas

Y un atardecer debo llorar todos los arroyos

A qué fin seguir de repente a un pájaro

El día muere en tus mejillas

No pienso en nada

La noche aparece entre las hojas

Se va una hora

Y el reloj es agreste

Y la lluvia a la derecha y el aeroplano al éste

Hay una música de arpa que ha encrespado tus cabellos

Y en la profundidad del cielo arde un árbol

La tierra se abandona para dormir

Bajo algunas ramas oculta a nuestra mirada

La idea menos vegetal del día

Se posó en mi dedo

Para esperar juntos el alba ácida

Todas las canciones caerán del gorrión en vuelo

Atraigamos el pájaro que se vacía

Y amuebla con cantos el suelo y los tejados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s