PROHIBIDO SABER – PAUL ÉLUARD

Retrato de Paul Eluard por Salvador Dalí

Impenitente-empedernido-diletante.trangresor ……

sigo convencido de que  numerosos sesudos profesores traductores y editoriales excelsas nos han vendido pésimas versiones (traiciones, perversiones, traduccinoides,adaptacionadies) de textos de grandes poetas -los que hayan accedido a la poesía de Éluard través de las ediciones de Visor, han sido estafados. Como desagravio una muestra : esta obrita primera de la época postdadista y ya de la surrealista del denominado “Poeta del amor”. Mi versión inédita en castellano, y en breve libre de los derechos de autor, (los setenta años van a cumplirse) y que junto con otros poemarios de la época 1913-1922,  asímismo en versiones personales,  andan, perdidos, anhelantes y extraviados, en busca de editor…..

                   comparen verso a verso, la traducción de este traductor intitulado pero converso

“Mi presencia no está aquí” “En tí que desaparecías para siempre volver a aparecer”

     P A U L           É L U A R D

       PROHIBIDO SABER

                                              (1928)

                 I

                   [I]

Mi presencia no está aquí

Voy vestido de mí mismo.

No existe otro planeta que el tuyo

La luz existe a pesar mío.

Nacida de mi mano encima de mis ojos

Y desviándome de mi camino

La sombra me impide andar

Sobre mi corona universal,

En el gran espejo habitable,

Espejo roto, movedizo, inverso,

Donde costumbre y sorpresa

Crean alternativamente tedio.

                      [II]

La aventura pende del cuello de su rival

El amor cuya mirada se encuentra o desaparece

Sobre las plazas desiertas o pobladas de ojos.

Todas las aventuras de la faz humana,

Gritos sin eco, señales de muerte, tiempo al margen de la memoria,

Tantos rostros hermosos, tan hermosos

Que las lágrimas los ocultan,

Tantos ojos convencidos de su noche

Como amantes muriéndose juntos,

Tantos besos bajo piedra y tanta agua sin nubes,

Apariciones surgidas de ausencias eternas,

Todo era digno de ser amado,

Los tesoros son muros y y su sombra es ciega

Y el amor está en el mundo para olvido del mundo

                             [III]

Enganchados a las ansias de velocidad

Y cercando con plomo a las más lentas

Ya no se desafían los muros.

Seres múltiples, abanicos de seres,

Seres-melenas

Duermen en un reflejo sangriento.

En su rabia salvaje

La tierra muestra sus manos.

Se cerraron los ojos

Porque quema la frente.

Valentía nocturna. Aminorar la oscuridad.

A la mitad. Espejo sombrío.

Medio mundo. Cae la cabeza

Entre sueño y fantasía.

                          [IV]

Siempre es de noche cuando duermo,

Supuesta noche, imaginaria

Que al despertar empaña todas las transparencias

La noche usa la vida. Mis ojos que entrego

No encontraron nunca nada con su potencia

                                [V]

Hombre perdidos, más fuertes que los enanos habituales,

No se encuentran. Se cuenta

Que se devorarían. La fuerza de la fuerza …

Restos de conocimientos, esqueletos de asnos,

Dando siempre vueltas en los cerebros y en las carnes,

Sois muy atrevidos en vuestras suposiciones.

Sabia degradación de los blancos,

Todo el material necesario para el vientre en la mesa.

La esperanza pone sus vasos tallados en todos los ojos,

Notamos que, a pesar de todo vive el corazón,

Mientras en las playas desnudas un único hombre, sin desgaste,

Confunde cualquier color con la línea recta,

Mezcla cualquier pensamiento con la quietud

Insensible de su eterna presencia

Y da la vuelta al mundo y da la vuelta a la época

Con su cuerpo atado a la cabeza prisionera.

                           [VI]

De noche, los ojos más confiados niegan

Hasta la extenuación :

De noche todo vacío,

En una soledad de tinta, fija la mirada.

                                  [VII]

Qué hermoso espectáculo, pero qué hermoso espectáculo

Para prohibir. Su visibilidad perfecta

Me dejaría ciego.

De las crisálidas de mis ojos

Nacerá mi tenebroso doble.

Hablando a contra luz, sospechando, adivinando,

Llena lo real.

Y yo someto al mundo en un espejo negro.

Imagino mi poder.

– Era preciso no haber comenzado ni acabado nada-

Borro mi imagen, apago sus halos :

Todas las ilusiones de la memoria,

Todas los informes firmes del silencio y los sueños,

Todos los caminos vivos, todas las casualidades sensibles.

Estoy en el corazón del tiempo y defino el espacio.

                                        [VIII]

Dubitativo y extraviado. Sucumbir en mí mismo.

Tabla de imaginación. Aún calculo.

Aún puedes tender tus últimas trampas,

Del dolor, del terror,

La caída está a tus pies, morder está ante ti,

Las garras se extienden como sangre

A tu alrededor.

Mira como el diluvio saca su cabeza del agua,

Saca su cabeza del fuego.

Y el sol forja sus rayos, busca tu frente

Para golpearte continuamente,

Para robarte por las noches.

¡Hermosos hechizos inútiles!

Ya no eres capaz de sufrir,

Retrocedes, insensible, invariable, concreto,

En el olvido del poder y de todas sur formas

Y tu sombra es una cerradura.

                      II

                            I

Una gran jubilación, horizontes desaparecidos,

Un mundo satisfactorio, refugio de libertad.

Las semejanzas no guardan relación.

Se oponen.

Todas las heridas de la luz,

Todos los latidos de los párpados

Y mi corazón que combate.

Perpetua novedad de las negativas,

Las rabias prestaron juramento.

Pronto leeré en tus venas,

Tu sangre te atraviesa e ilumina,

Un nuevo astro de amor se alza por todas partes.

                             II

Ante el primer resplandor, tus manos comprendieron

– Eran un telón de fósforo-

Comprendieron la mímica estrellada

Del amor y su nocturno esplendor

Garganta de oscuridad donde los ojos del silencio

Se abren y se ofrecen en mil fuegos

Con vida interminable

O muerta, encarnación de la memoria,

De tu existencia sin mí.

Me golpeé contra las rocas de mi cuerpo

Con un niño que se ahogaba

Y sus labios se volvían fríos

En sueños.

Los demás tienen los ojos con ojeras,

Helados, impuros y podridos

En un espejo indiferente

Que toma a los muertos por normales

Las esperanzas, las desesperanzas han desaparecido,

Los reinos eliminados, tormentos, tormentas

Se peinan con desprecio,

Los astros están en el agua, la belleza carece ya de sombras,

Todos los ojos se hacen cara y unas miradas iguales

Comparten la maravilla de estar al margen del tiempo.

                           III

Lo que te digo no me altera

No cambio de lo mayor a lo menor.

Mírame :

La perspectiva no funciona para mí.

                  Yo ocupo mi lugar

Y no puedes alejarte.

Ya no hay nada a mi alrededor

Y, si me desvío, nada tiene dos caras :

Nada y yo.

                    [IV]

Mi memoria baraja las cartas,

Las figuras piensan por mí.

No puedo perderte,

Es la flor del secreto,

Un incendio por descubrir.

Unos ojos se cierran sobre tus hombros,

La luz los reúne.

El ala de la vista por todos los vientos

Extiende su sombra durante la noche.

Y nadie lo piensa, nadie sueña con ello

Y los esclavos llegan a muy viejos

Y los demás inventan la muerte.

La muerte cae mal, increíble,

Ellos hacen del suicidio una necesidad,

Seres inmóviles se sepultan

En el espacio que los destruye

Invaden la soledad

Y sus cuerpos ya no caben.

Entre altos ramajes,

Todos los pájaros y su bosque.

Niegan al sonar sus mil diferencias,

Las grandes melodías del sol no se imponen.

El silencio elimina las bendiciones de la temporada.

Este vaso sobre mármol negro,

Un único invierno, irrompible,

Para encerrar

Al alba ojos de serpiente

Que se yergue, solitario,

Sobre el esperma de los primeros días,

Fuegos ahogados del cristal.

Calcular

La aridez de las islas extensas

Que mi sangre baña.

Están concebidas a la medida del rocío,

A la medida de la límpida mirada

Por lo que me burlo.

Hay causas en el mar

Dentro de los barcos que me llevan de regreso

Y espectáculos de colores

en los desastres con rostro humano.

A pesar de todo hice el amor,

Vivimos lo que no se aprende,

Como una abeja en un obús,

Como un cerebro cayendo desde lo alto,

Desde lo más alto.

La palidez no indica nada, es un abismo.

¡Que no puedo escribir!

Las letras son mi ignorancia.

Entre las letras, estoy allí.

En el vacío de los exploradores,

De los jeroglíficos y de los alfabetos,

Con el guiño imbécil

De los supervivientes que de nada se sorprenden.

Son demasiados, sólo puedo ofrecerles

Comida envenenada.

La simple noche me vale para buscarte, para guiarme

Entre todos los ecos del amor que me contestan :

Nadie”

Sin tartamudear.

              [V]

Encubridora de lo real,

La crisis y su risa de basura

Histérica crucifixión

Y sus caminos quemados,

La cornada del fuego,

Las esposas del tiempo.

El tacto enmascarado de podredumbre,

Todas las mordazas del aullido

Y de las rogativas de ciego.

Los pulpos tiene otras cuerdas en su arco,

Otros arcoiris en la mirada.

No llorarás,

No vaciarás esta bolsa de polvo

Y de placeres.

Pasas de una realidad a otra

Por el camino más corto : el de los monstruos.

                     [VI]

Contestas, terminas.

El gran secreto de arcilla

Del hombre, lo pateas.

Eliminas las calles, los motivos,

Te yergues sobre el enterrado,

Tu sombra oculta su razón de ser,

Su nada no puede asentarse.

Contestas,terminas.

Resumo

Porque nunca dijiste sólo tu última palabra.

                        [VII]

Los prendí quizás muy fácilmente,

Presenté fantasmas con reglas de excepción

Sin saber que debía reconocerlos a todos

En tí que desaparecías para siempre volver a aparecer.


 

C

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s