TZARA – EL ANTICABEZA- Fragmento final

 

                                                                    Ilustración : Gabian Spirit

 

Año nuevo anticabeza vieja. Tras días y algún mes con migrañas, cefalalgias o dolores de cabeza dándole vueltas a la cabeza, sin dar cabezazos ni cabezadas, intentanto descabezar este ANTICABEZA, con muchos pies y más cabeza queda degollada esta traducción…su final es el siguiente….

Con toda la fuerza, los albornoces rayados azotan las conchas de aire, los fragmentos de comprensión se miran en el espejo en el agua calma, el aire y la desesperación concentrados en la palma de este sueño ofrecido para todos, el calmo golfo . Las furtivas cabalgadas de la sangre sobre el asfalto sonoro despliegan los chasquidos secos de sus aletas y se enjaulan. Aquí está el hombre nuevamente colocado ante el camino de la oscuridad, su espejo significa vanidad para él la calma absoluta. Que quien lanza la primera palabra en la batalla, se dé a conocer. Solo hay un despertar hermoso en los brazos de una nueva palabra, de una mujer hasta entonces desconocida – la magia voluptuosa del silencio antes de que aparezca el sol. Pero solo más allá de la palabra que pulula, obstinadamente presente, esta ingenua forma de olvido, existe el pensamiento. A través del tamiz hacemos cosquillas con mucho gusto al candor del árnica con la mirada clara dónde se ahogan los fantasmas; así se ahoga la frase sin puntuación, la que resalta la triste o alegre continuidad en el fracaso que es el significado de mi vida. La realidad borrosa, antes de ser conquistada por el sueño, es el reino donde me encuentro en mi casa. El aburrimiento antes de que muera, cuando me atasco allí por completo, es mi estado de vigilia más delicioso. La expectativa de algo de brillo, la aguda intensidad de la conciencia. ¿Qué me importa la conclusión del acto, la voluntad o el deseo que han conseguido su cumplimiento? El encanto se desvanece en estas gloriosas cumbres. Allí, comienza la sucesión irrevocable de crueldades y de luz. A las tres cuartas partes del camino encontramos el orden y la lucidez maravillosa que propagan el descuido de los duendes y la rebelión de los números establecidos – el fuego que está en pleno apogeo antes de abordar el principio de destrucción – y palpitan y se elevan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s